Adenitis (o linfadenitis)

1.- ¿Qué es la adenitis, o linfadenitis?

Se entiende por adenitis o linfadenitis, la inflamación de una glándula linfática del cuerpo, siendo por lo tanto un término general que puede subdividirse en distintos tipos, dependiendo de qué glándula se trate.  

La más común es la adenitis cervical, que como se puede intuir consiste en la inflamación de alguno de los ganglios linfáticos del cuello, pero existen varias más, como por ejemplo la adenitis sebácea (inflamación de las glándulas sebáceas de nuestra piel), o la adenitis mesentérica (inflamación de los ganglios linfáticos mesentéricos, situados en el abdomen), entre otras más.


2.- ¿Por qué se produce una adenitis?.

Generalmente la inflamación de los ganglios se produce debido a infecciones cercanas que se han extendido hasta ellos, pero hay una infinidad de causas más, desde cáncer o VIH, hasta amigdalitis o herpes genital. La variedad de factores que en un momento dado pueden causar una adenitis, es extensa.

Además, existen también diversos factores que aumentan la probabilidad de sufrir una adenitis, por ejemplo la edad. Se ha comprobado que los niños tienen mas papeletas que los adultos. Pero hay más, el contacto habitual con animales, también aumenta esa probabilidad, al igual que padecer enfermedades de transmisión sexual o tener tuberculosis.


3.- Plantas recomendadas.

Existen en la naturaleza algunas plantas que usadas de forma adecuada pueden ayudar a nuestro cuerpo a mejorar e incluso sanar por completo una adenitis, dependiendo de qué tipo se trate. Se indican a continuación, las que a nuestro juicio son mas efectivas:

3.1.- Escrofularia: El té preparado a partes iguales entre este planta y la trinitaria, ha dado excelentes resultados en el tratamiento de todo tipo de afecciones cutáneas.

3.2.- Vara de oro: Sus hojas frescas y trituradas, aplicadas sobre la zona afectada, ayudan a mitigar la hinchazón.

3.3.- Caléndula: Existen en el mercado numerosos productos y pomadas preparados con esta planta e indicados para afecciones de la piel e hinchazones de la misma, pero no es necesario gastarse ni un euro. Simplemente colocando el jugo fresco de la planta a modo de apósito en la zona afectada, se obtienen evidentes mejoras. 

3.4.- Hinojo: Esta planta resulta especialmente indicada para tratar la adenitis mesentérica, que se produce en el interior del abdomen. 

3.5.- Diente de león: Recomendamos también esta planta debido a que su consumo aumenta la irrigación del tejido conjuntivo, lo que sin duda es favorable para que la recuperación de una adenitis sea más rápida.

Adenitis cervical
error: Content is protected !!